Mujeres

Cuando llegamos a la Casa Materna eran las 11 am. Con todo el sol sobre el zinc las mujeres que viven ahí conversan afablemente, se respira mucha paz.

Eusebia es de la comunidad El Cobano, tiene 39 semanas de embarazo, 24 años y este es su segundo bebé. Con todos los exámenes en orden está muy feliz que su niña (será niña) esté en excelente condiciones. “Me siento de lo mejor, aquí hay comida, hay de todo un poco, hay leche ¡nada nos hace falta! Y la mejor atención de las muchachas” asegura.

Primera entrega Proyecto San Dionisio Primera entrega Proyecto San Dionisio Primera entrega Proyecto San Dionisio Primera entrega Proyecto San Dionisio


Los mayores índices de complicaciones de mortalidad materna a nivel nacional están en Matagalpa, son mujeres que tienen sus partos en el campo, hay mucho contraste. La Casa Materna ayuda especialmente a las mujeres de alto riesgo que viven a largas distancias de los servicios de salud, puesto que permite controlar la etapa final de gestación.
Todas las internas tienen más de 37 semanas, ahora hay sólo cinco pero a veces llegan tantas que no alcanzan las camas “me ha tocado juntar dos camas para hacer espacio a tres” dice Martha Garcia, partera de esta semana.

Primera entrega Proyecto San Dionisio Primera entrega Proyecto San Dionisio 


“Ellas ponen mucho de su parte con estar aquí. Al tener que estar en un lugar fuera de su comunidad, para ellos es un cambio drástico, tiene que ver cómo se traslada a ese lugar, con quien dejará a los hijos, porque muchas veces son mujeres que tienen muchos hijos…pero ven que vale la pena, y ese es nuestro objetivo: que perciban la Casa Materna como el sitio adecuado para esta etapa, que se acerquen más, para ello hemos fortalecido encuentros con el personal de apoyo” puntualiza el Dr. Palma.

Primera entrega Proyecto San Dionisio

Eusebia sonríe con timidez durante la entrevista. “Me di cuenta de las casas maternas porque los doctores siempre lo recomiendan. Mi esposo estuvo de acuerdo porque el bien sabe que allá no tenemos facilidades, es complicado porque uno no está seguro, aquí si me siento más segura que en la casa, sí se enferma uno no sale desde lejos, le puede pasar algo, aquí estamos cerquita del centro”    

SALVIDA es posible gracias a Manos Unidas y promueve la salud de dos maneras: fortaleciendo el servicio de la Red de Salud que administra ventas sociales de medicamentos mediante el abastecimiento de medicinas de calidad y apoyando la salud comunitaria en San Dionisio mediante la dotación de equipos idóneos, formación de los jóvenes y capacitación técnica al personal local de salud.

 Ver Tercera Entrega