Muchas veces la alteración en las temperaturas del clima se adjudica sólo a uno o dos factores, pero en verdad es una red de acciones que paulatinamente están afectando la tierra y sus habitantes. Es fundamental que las comunidades del país empiecen a adoptar medidas prácticas para protegerse de los daños. Adaptación es ajustarse a la variabilidad del clima, por lo tanto se puede adoptar medidas factibles como:

- Forestación y reforestación de zonas que han sido despaldadas
- Uso de cultivos con mayor fijación de carbono orgánico
- Reducción de emisiones de gases
- Sustituir la energía basada en la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón…), por la generación de energía renovable
- Retirar el ganado, la minería y la agricultura de las tierras que no son de vocación productiva
- Recoger el agua de lluvia es una opción para aquellas comunidades en donde cada vez es más difícil el acceso al vital líquido
- Alejarse de lugares vulnerables o que sean de peligro en épocas lluviosas